• Jimmy Bendezú

Estrategia de supervivencia en tiempos de extrema crisis

Actualizado: may 10

“Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia.”

Albert Einstein

Ninguna empresa o negocio está libre de sucumbir ante un entorno altamente cambiante o convulsionado donde se presentan cambios de diversos tipos en paralelo (sanitarios, tecnológicos, sociales y económicos) y bajo estas condiciones el gerente o dueño del negocio tiene la responsabilidad de subsistir o aprovechar lo que ocurre adoptando alguna estrategia.


Lo curioso es que la concepción que tenemos de crisis en esta parte del mundo suele ser diferente para algunas culturas orientales como la China, podemos decir que para los chinos crisis se traduce como como 危机 (Wei Ji) donde “Wei” significa peligro y “Ji” oportunidad. Por lo que la concepción es distinta, es decir ven la crisis como un peligro lo cual es lógico, pero a la vez como “oportunidad”, concepción muy distinta y que termina atemorizándonos por los acontecimientos que vendrán, en la mayor parte de las culturas occidentales.


Entonces es importante tomar previsiones para mitigar dicho “peligro” y asimismo para aprovechar las “oportunidades” que un mar revuelto puede traer, total ya hemos escuchado por ahí que la suerte se nos presenta cuando la “oportunidad y preparación se juntan, por lo que suelo creer que la suerte no existe.

Por lo antes dicho se hace entonces necesario evaluar los aspectos que deberíamos cuidar a fin de garantizar supervivencia y éxito, para aprovechar las nuevas oportunidades que nos trae la crisis, y entre ellos tenemos a los siguientes; alineado con L. Arce que ya en el 2007 evaluaba estos aspectos a los que he sumado el ultimo ítem:


• Capital: Evaluar la salud de nuestro capital, es decir si tenemos lo necesario ahora para afrontar este nuevo panorama, si somos sujetos de crédito y si podemos juntar capital al inicio de la crisis, a una mejor tasa de interés que cuando las cosas se compliquen todo.

• Producto: Garantizar que nuestro producto puede satisfacer las actuales y nuevas necesidades, y aun así seguir brindando valor a los clientes, sobre todo si estamos a merced de los productos sustitutos que podrían mejorar sus condiciones a partir de la crisis.

• Mercado: Proyectar la nueva tendencia del mercado, así como sus fluctuaciones, para descremar ganancias en forma ética, cuando la oportunidad se presente o abstraerse y cambiar si el mercado tropieza.

• Tecnología: Con la idea de agilizar nuestros procesos y ser más rápido que la competencia en la satisfacción de los requerimientos y necesidades del cliente

• Competencia: Estando atento a la reacción de la competencia entorno a la crisis, lo mejor es adelantar siempre nuestras acciones, ya que el que golpe primero golpea 2 veces y reacciona de mejor forma.

• Inteligencia y analítica de negocios: Inteligencia para tomar acciones en base a lo ya ocurrido y analítica para tomar decisión en base a predicciones y probabilidad de cambio que ocurrirán en un entorno de crisis; esto es como es proyectarse sobre lo que pasará, tal como un ajedrecista lo hace adelantándose hasta 7 jugadas al estilo del ruso Kasparov.


Habiendo evaluado estos aspectos seguro que viene a nuestra mente la pregunta ¿Y ahora qué?, lo que corresponde entonces es tomar decisión de la posición que debemos tomar y es probable que tengamos múltiples opciones como estrategias, por lo que he querido ordenar ello de forma más amigable de la siguiente forma:


¿Qué posición tomo para lograr supervivencia y mejorar mis posibilidades?

De inmediato pensemos en 03 posibilidades que resumen a varias posiciones ya tradicionales, para luego en función a ella evaluar las estrategias que debemos implementar.

Reinventarse:

Esta posición es ideal cuando podemos gestionar la crisis y mitigar los principales peligros, apostamos por reinventarnos para aprovechar las oportunidades fruto de la crisis.


• Cambios en el portafolio de productos, poniendo énfasis en los que más posibilidades tiene y adicionando otros productos que se acomodan a la demanda futura considerando cambios en los hábitos del consumidos.

• Cambio en nuestro modelo de negocio: Que hacemos ahora que antes no hacíamos, como agregamos valor con nuestros procesos para el cliente

• Crecimiento horizontal: Pasar de fabricante a distribuidor o de ser posible extendernos a fabricante distribuidor recogiendo las utilidades de los intermediarios.

• Buscar alianzas estratégicas: Sumar esfuerzos con socios clave que nos ayuden a reducir costos en nuestros negocios y otros que nos ayuden a llegar a nuevos mercados.

Resistir:

Esta posición solo resulta adecuada si no somos capaces de aprovechar las nuevas oportunidades y/o la crisis nos ha golpeado duramente y demoraremos en reponernos; también puede ser un estadio en lo que se define nuestro paso a reinvención. Sin embargo, el retraerse trae como peligro el perder el mercado ya ganado y mostrar una imagen de incertidumbre a nuestros clientes. Por lo tanto, debemos manejar una comunicación clara y muy definida hacia nuestros clientes. Por lo que deberíamos de pensar en:


• Sincerar nuestros niveles de producción, a fin de no exceder el stock que no podrá llegar al cliente y transformarse en perdida.

• Revisar nuestros costos logrando cambiar de costos fijos a variables la mayoría de ellos, la idea es que si no producimos no gastamos.

• Revisar la cartera de morosidad y prestar especial importancia a la recuperación de créditos, esto incluye la decisión de restringir ventas al crédito,

• Reestructurar o reprogramar las deudas que tengamos a fin de que no suframos de falta de efectivo, recordemos que las empresas quiebran por falta de efectivo para afrontar sus operaciones y obligaciones.

Retirarse:

Esta es una opción extrema que ocurre cuando el negocio se vuelve inviable, recuerden que todo negocio tiene un ciclo e inevitablemente el llegar a su fin, sin embargo, previo a este estadio debe de pensarse en resistir y/o reinventarse. Cuando ya es inevitable retirarse quizá estirar nuestra permanencia en el mercado pueda significar costos adicionales, en algunos casos se tiene barreras de salida complicadas generalmente legales. Por lo que pensar en hacerlo rápido es importante, asimismo, podemos pensar en:


• Transferir el negocio: Si tenemos algunas licencias que deben de tramitar u obtener nuevos ingresantes al mercado, ello ayuda a disminuir nuestro impacto de salida, ya que se interesaran en ello, clásico ejemplo de las aerolíneas, licencias de rutas de transporte etc.

• Vender parcialmente: Si encontramos socios que se encuentren interesados en el negocio, tengan conocimiento del mismo, quizá poder económico y ganas de continuar con el negocio. Lo recomendable es vender participación la

suficiente que permita que la gestión sea llevada por los otros socios y a nosotros beneficiarnos de las utilidades futuras o incremento del valor de la empresa

• Liquidar: Es una de las formas más radicales de salir del negocio ya que traemos abajo nuestro valor intangible, recuerden muchas empresas valen más por su intangible que por lo físico que poseen. Sin embargo, podría ser mejor así solo la situación será la que defina ello.


Entonces dejo a consideración de Uds. como manejarse en tiempos de CRISIS (peligro + oportunidad), deseo cerrar este articulo con 02 frases de Albert Einstein sobre la crisis que seguro nos hará reflexionar:


“Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia.”
“En tiempos de crisis la imaginación es más efectiva que el intelecto. “

::

7 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo